Sentires, desde mis tripas.

Entradas etiquetadas como ‘yo’

Qué lugar de importancia ocupas en tu vida.

 

Cada cuándo piensas en ti como persona, como entidad ¿te has pensado alguna vez? así como lo haces, cuando imaginas a alguien que te significa un algo o que quieres, o sólo lo haces cuando tú mismo te importunas, te equivocas, olvidas un algo y hasta te nombras; ¡ay! fulanito ya la volviste a regar.

La pregunta es, quién es la persona más importante para ti en este momento… claro, ¡alguien de la familia obvio! La mamá por ejemplo, creo que para todos es la persona fundamental en la vida, aunque también papá, a veces depende de quién está más tiempo y convive mejor con el hijo, aunque puede ser la esposa o esposo, los hijos y entonces la esposa pasa a segundo término.

Pero si vives ya de forma independiente, con una mascota, dirías que es lo más importante en tu vida y te hasta te desvives justificando el porqué.

En cuestiones físicas, materiales, ¿qué es lo más valioso para ti en este momento?

¿Tu auto, tu casa? ¿el celular, tu trabajo? Cualquier equipo electrónico, tu ropa de marca, tal vez aquel coso que alguien te regaló y por eso le tienes muchas estima… la caja aquella donde guardas todos tus recuerdos. ¡No! la respuesta correcta es mi cuerpo.

¿Por qué no pensamos en nosotros mismos?, porque estamos para los demás. Es por costumbre.

En casa nos enseñan a pensar en los otros para quedar bien, para que sepan que nos importan, sólo porque son de la familia y que forman parte de nuestro pensamiento diario, es más hasta en las peticiones nocturnas los incluimos en la lista.

Nos tatúan que no hay que ser egoístas y pensar solo en uno, ¿tú crees que pensar en uno mismo, nos etiqueta como tal? à ¡No! eso es tener autoestima, dignidad, orgullo propio.

Sin malinterpretar, la familia, amigos y lo que quieran incluir son importantes, sí, pero es más valioso, lo que uno opina y proyecta de uno mismo.

Hay clichés con los que se crecen, como el de que las madres se sacrifican por los hijos y hasta se quitan el bocado con tal de que ellos puedan nutrir la tripa -y lo digo en forma literal-, y entonces hay que estar más que agradecidos porque la mamá hizo cuanto pudo y el hijo está en deuda –eterna eh! – y por ello hay que hacerle el supermegareconocimiento y rendir tributo por este sacrificio! Así es como se maneja esto de los usos y costumbres que se van heredando de generación en generación.

¿Y qué pasa con lo demás? con los padres, los abuelos que también participan en la formación de los críos, y parte de estas cuestiones importantes es; ¿quién o qué nutre el sentir, los afectos, a ti quién te expresa, quién numera tus habilidades y cualidades, quién los re-afirma? ¿La maestra cuando haces bien la tarea? ¿La gente del medio en donde te desenvuelves porque has hecho bien las cosas, porque cumples con el rol que te (entre comillas) “asignaron” y tu has aceptado en la sociedad y en la familia?

Ojo, no estoy diciendo que no sean personas que merezcan el respeto, de ese con el que nos han adoctrinado, no, el respeto se gana no es automático, claro, esto lo aprendí de grande, de joven me tocó rendir tributo a los viejos solo porque sí, aunque estos no eran tan gente con los niños.

A alguien le han reconocido por ser quien es, dejando de lado los títulos que se obtuvieron en la universidad.

¿Tu te conoces? o ¿te reconoces?

Cuando estabas en la escuela como parte del ejercicio o tarea hicieron esto del autoreconocimiento, ¿lo recuerdas o justo ese día faltaste?

¿Sabes qué es, para qué sirve?

Ayuda a conocer las cualidades, talentos, fortalezas de uno mismo, que son la base del afecto, de la aquerencia por uno mismo, el autoconocimiento ayuda a la madurez, hasta el reconocer los defectos es de gran ayuda porque se trabaja en ellos para adquirir destrezas que ayuden a desarrollar el intelecto.

Alguna vez te ha pasado que respondes a una pregunta y ¿te sorprendes por la respuesta? ¿Dices de dónde lo saqué? ¿Por qué dije eso? Lo has investigado o lo has dejado pasar.

Sabes ¿quién eres realmente? ¿Lo sabes? ¿Para qué estás aquí? ¿Qué tanto te conoces? ¿Sabes bien qué situaciones hacen que pierdas el control? ¿Lo que en verdad de avergüenza, te atemoriza? ¿Te aceptas tal cual? –física y mentalmente hablando-

Si te conoces tienes la respuesta del porqué actúas o te conduces de cierta manera, y créeme que no es porque tu abuelo, tío, la persona con quien vives o trabajas, no sé la, la persona con quien te comparen, porque dicen que heredaste sus malos modos, gestos o se te pegó de tanto compartir o cohabitar, etc.

Quien se conocer, sabe controlar sus impulsos, aunque claro, como seres humanos que somos a veces estos impulsos son cortos y zas te dejas llevar por la emoción de ese momento –como el enojo o la frustración que algunos paraliza a otros empuja a hacer un algo como gritar o golpear, la madurez nos da esa pauta para respirar y razonar antes de reaccionar, impulsivamente, si es que te sientes atacado.

Esto del autoconocerse es un trabajo diario, cada día aprendes o refuerzas lo aprendido, los conocimientos se van acumulando y con ello la seguridad y el crecimiento personal se notan.

¿Qué haces tú por ti y para ti?

¿Cómo te consientes?

¿Cómo te haces saber que te quieres, que sientes un afecto por ti mismo, que te amas?

¿Cómo te conquistas?

¿Te abrazas?

¿Has reconocido algo positivo en ti, felicitado por llegar a una meta, o compartes esperando que los demás te hagan el reconocimiento?

¿Qué tanto has dejado y dado a los otros para quedar bien?

¿Has pensado cómo será tu futuro inmediato?

¿Estás planeando tu vejez?

¿Cómo te vives?

¿Cómo se está realizando el ser humano? …tú.

¿Es a través de otros, de los padres, a través de los hijos?

¿Eres de los que piensan que con que ellos estén bien tú lo estarás, y en verdad es así?

Con que ellos coman no importa que tus tripas estén disputándose el juguito gástrico, no importa que la gastritis se asevere porque al final ellos están bien y no es tan grave que tu cuerpo se desgaste porque al final todo será para los otros.

Las cuestiones materiales, los otros son más valiosos que tú, aunque seas tú el que sale a conseguir lo necesario para vestirse, comer, tener un techo, educarse, divertirse.

Tienes oportunidad de mirar a alguien viejo, no se abuelos, vecinos, no para compararte solo para preguntarles y saber si están felices por ellos mismos, después de haberse sacrificado tanto, les llena el sentir después de haber cumplido la misión de vida que ellos adquirieron? Quién o quienes están con ellos, quiénes los procuran y ahora que ya no son productivos económicamente hablando, quién los protege a ellos, quién se sacrifica por ellos.

La vida es para vivirse, realizarse como persona, ser humano, compartirse como hijo, hermano, padre, madre, abuelo, gente de bien.

¿Te quieres?

¿Te aceptas?

¿Te amas?

Quiero que sepas que:

Tú eres la persona más importante para ti, y después, tú eres la persona más interesante para ti y después eres la persona más significativa para ti, porque eres único, porque tú eres tú y tienes mi admiración de persona a persona.

 

oscar-mancilla

Y ahora dime, en este momento, quién es la persona más importante para ti.

Sonríe porque sí.
AleskaHadaVerde

 

Andar con Sentido

Oiganes!! Buenas noches

La misión del ser humano para cohabitar este mundo principalmente es el bienvivir.

El ciclo marcado por las ciencias naturales es: nacer, crecer, reproducirse y morir… todos lo hemos escuchado, ahora, ese enunciado ya no es suficiente, como seres racionales que son, hay que preguntarse: a dónde queda el coexistir, vivir el aquí y ahora, el momento de uno mismo como ser humano, en qué parte de la vida uno estudia, se prepara, se divierte, enamora y desenamora, se apasiona y ama, se comparte, disfruta de los hijos, los sobrinos, escribe, tiene hobbies, tiempo para estar consigo mismo, para reescribir una historia de afecto; en qué momento viajas y descubres otros países, en qué momento se sueña y se construye, en qué etapa de la vida te observas a través de la mirada cristalina de los nietos, te tiras en el pasto y ves pasar nubes, qué se hace con eso de vivir la vida, hay mucho espacio entre reproducirse y morir, qué hay de la vida de los viejos, que es otra etapa de la existencia, quién te enseña a disfrutarla, quién te guía por el camino para después bien morir…

El objetivo de este espacio es que, lo que escuches, ayude a adquirir implementos, de aquello que te cuadre, lo que cheque con tu vida individual, eso que hace que las tripas se hagan nudo, que haga ruido en tu mente. Así como de la moda lo que te acomoda, así de estas palabras, usa lo que te sirva.

No están hechos en serie y el mismo remedio no funciona igual en cada uno de ustedes, habrá algunos que con 2 palabras aclaren su perspectiva de vida y otros que con un audiolibro apenas puedan entenderla.
Reaprender a vivirSe, ser pleno, consciente, alegrar y disfrutarse de lo que se es, lo que se tiene, de lo que está hecho, de eso que la vida te ha obsequiado, el producto de lo trabajado ya sea en el mundo laboral, ambiental, social… en tu mundo, porque cohabitamos un planeta, el ser feliz a ratos.
Instruirse para quitar esos costalitos de culpa que la sociedad te ha colgado, esos que vienen por usos y costumbres y hasta se heredan del lugar que se cohabita y que hasta uno adopta costales que, sin sentirlo, hacen lento el transitar en esta tu vida, y no los ves o los sientes hasta que adquieres conciencia y te das cuenta que tú mismo los haz abrazado y cobijado.

Hacerse consciente de lo que se es como persona, como individuo, como Ser.
Explorarse de adentro hacia afuera, poner nombre a eso que se siente, eso que se percibe de los otros, lo que te hacen sentir.

Experimentar y redescubrir que se tiene la opción para decidir si eso que te otorgan se queda en ti o se los devuelves, y que también es muy válido el negarse a aceptarlo.

Preguntarse para qué me sirve esto, para qué el aviso de precaución, para qué este ensayo de vida en aquellas cuestiones que causan conflicto.

El tema central en este espacio eres tú, como individuo, el ser, el humano, la persona.

Los convido a trabajar, a cultivar, nutrir y recaudar a ese hermoso ser que hay en ti, porque todos tenemos uno por muy malotes que seamos porque hay momentos en donde “tenemos” que defendernos de alguien tóxico.

Empecemos por hacer consciente la respiración.

¿Sabes cómo respiras?
¿Se infla el estómago, se mueve la caja torácica, solo llega al pecho la aspiración, es en automático el resuello?
Respirar consciente ayuda en cualquier momento, oxigena el cerebro, permite hacer pausa para calmar un enojo, aclarar ideas, darse tiempo a sentir.

Hagamos un ejercicio: debes estar sentado con la espalda apoyada en el respaldo de la silla, que la posición sea cómoda para el cuerpo y para ti, con los pies plantados en el piso, los brazos a lado del cuerpo, relajados o en el descansa brazos, cierra los ojos, aspira lentamente hasta que la panza se infle, contén la respiración mientras cuentas mentalmente uno, dos, tres y exhala el aire lentamente, tal vez sientas un ligero mareo porque el cerebro no está habituado a recibir tanto oxígeno, es por ello que debes estar sentado. Repítelo dos veces más… inhalo (hacerlo). Eso es hacer consciente la respiración.

Practícala en los momentos donde la incertidumbre te atrape, cuando la confusión te invada y el enojo te envuelva, te aliviará, hasta puedes practicar esta respiración antes de levantarte de la cama, sentirás una diferencia en la forma de percibir las cosas, intenta hacerlo una vez al día, así hasta que te hagas consciente en tu respirar y sea un hábito.

¿Sabías que para instalar un hábito o un algo nuevo en el patrón de vida se requieren de 21 días? Además de la constancia y un horario especifico? Ok

Una vez haciendo consciente la respiración, sugiero hacer consciente los cinco sentidos, observa, escucha, toca, huele, prueba.
Observa tus pies al momento de levantarte de la cama, ¿ves ese lindo dedo gordo…?
escucha el latir de tu corazón después de respirar o tus tripas pidiendo el desayuno,
toca tus orejas, tus codos, la textura de tu piel…
huele tu cuerpo recién despiertas o del shampoo cuando te bañas, prueba algo dulce, miel, por ejemplo, saboréala en toda tu boca, trata de masticarla sin tragar… haz consciente todo aquello que tus 5 sentidos te permiten disfrutar.

Ser individual es un reto, solo que está erróneamente aplicado y esto es, cuando se está en contra de uno mismo.

El equilibrio afectivo llega cuando de forma individual, cada uno logra su propósito y ligeramente roza con el de los otros sin que por ello sea obligatorio estar con alguien en el proceso.

El ser diferente trae más consecuencias que bonos, y aunque es divertido el intento, muchos deciden abortar la misión de vida, bajarse del barco aunque con ello estén a la deriva, pero eso sí acompañados de alguien que también abandono su individualidad por no trabajar en si mismo y elige la soledad en compañía de alguien…algo así como los costalitos.

Bienvenidos esto fue, Andar con Sentido.

Aleska HadaVerde

Te invito a sonreír sólo porque sí.

Agradezco a @pauelimon la invitación para esta colaboración en su programa ExpressoCaféRenovado @expressocafe_ de Radio Lunando @radiolunando

Nube de etiquetas