Sentires, desde mis tripas.

Entradas etiquetadas como ‘Vida’

Soñando con los maestros

Soñaba que iba a una conferencia de la Dra. Paulina Kernberg al siglo XXI organizada por APM, en la recepción estaban las colaboradoras que conocí por allá de 1994.

Mientras subía las escaleras veía a mucha gente, como cuando estuve en el congreso de la SMNP.

Al entrar al auditorio, estaba dividido en dos partes, la de los que pertenecían al mundo de la psique y el público en general.

En el escenario estaba la Dra. Kernberg organizando.

Buscaba el mejor lugar, como público, alguien gritó mi nombre y no alcanzaba a ver quién era, solo veía su chaqueta de color miel.

Al acercarme, vi al Dr. Lauro Estrada-Inda quien me hacía la seña de sentarme a su lado, al llegar le dije: tengo gafete público y él me dió otro que decía asistente de color azul, como el de ellos, alce la vista para ver la fila de atrás y estaban los doctores Pablo Cuevas y David López dándome la bienvenida, me sentía contenta, arropada, en la fila de a lado estaba la Dra. María Luisa Rodríguez y después llegó la Dra. Josefina Mendoza-Ríos, un gozo me invadió.

En los altavoces daban instrucciones para iniciar la conferencia.

Eran las primeras palabras de la Dra. Paulina, en inglés ¡ups! “Pon mucha atención me decía el Dr. David, atiné a mover la cabeza en modo afirmativo. El Dr. Lauro palmeaba mi lomito y el Dr. Cuevas decía “échale Ale”.

Niños… algo decía la Dra. Kernberg acerca de los niños, la Dra. Mendoza se acercó a mi diciendo que había una urgencia, “me acompañas” y me levanté, haciéndoles la seña de “ahorita regreso -a mis doctores-”.

Bajaba las escaleras tratando de alcanzar a la Dra. Mendoza. Estábamos en el vestíbulo del Siglo XXI, esperando la urgencia… desperté.

Recuerdos e inhabilidad social

El ‘Zapatero’ no era sociable y quienes le conocían dirán que no es cierto, era amable, sonriente de pronto le salía lo comediante y decía algunos chascarrillos, aunque no le gustaban los chistes, otros estaba con su jeta, bueno creo que esa la guardaba para cuando ya se lo estaba cargando el payaso.

Fueron contadas las ocasiones en que nos llevó a fiestas de los hijos de sus pocos amigos, de esos amigos de verdad, no de esos traga cuando hay. En ese entonces, bueno, aun en algunas colonias de este México se sigue la maldita “tradición” de empedarse en las fiestas infantiles, los medio decentes esperan a que hayan ido los niños, en fin. Sí le gustaba convivir con sus amigos, con algunos familiares, no era de reunirnos cada semana, la verdad no recuerdo la frecuencia pero, ahora que lo escribo y con conciencia plena puedo decir así también soy yo, hacer lo mismo cada bendita semana de reunirse en casa de algún familiar y hacer la carnita asada y esas cosas que ahora se estilan.

Me llega el recuerdo de las pocas reuniones a las que le era fiel, como cuando íbamos al desierto de los leones con el tío Polo, no sé si hacía una excepción pero sé que se la pasaba muy bien,  nos llevaba a Toluca con el Tío Bardo o la tía Patrocionia, a la playa o al rancho en los cerritos, éramos muy niños.

Lo que sí es que preparaba una comilona los domingos que estaba de buen humor, ya fuera unas tripas que hasta el cebo podrías lamer u otra carne, chispas solo recuerdo las tripas. La SraBonita le ayudaba a preparar las otras salsas, él hacía la suya con tomatillo y chiles serranos o de árbol verde asados al comal y en molcajete, su carne asada que previamente secaba al sol no sin antes haberla marinado en jugo de naranja, bistec, longaniza, nopales, cebollas todo al comal. Eran días de gloria, de comer hasta hartarse. Toda la casa olía a manteca de esa buena, no la requemada que ahora usan.

Pero porqué me llegó este recuerdo… creo por esta parte del convivir, de la inhabilidad social que ahora se ha hecho más visible para mí, por los talleres que tomo, de esto de practicar para escribir bien, el leer y leer en la licenciatura, quizás la terapia está haciendo lo suyo y se están abriendo los archiveros o porque tendremos una reunión el fin de semana con los primos por parte de la familia paterna hace años que nos dejamos de frecuentar, porque ellos conocieron a mi padre, porque sé que será tema de alguna conversación, de mi parte, espero que no se me terminen los temas y tenga que recurrir al ‘Zapatero’ para que me salve.

No, no soy como mi padre, no soy mi padre, me dejó tantas cosas que aun sigo desmenuzando ese mundo que dejó así nomás, parece que le escucho “aquí no divierten nada, me voy”.

 

 

Bajé afligida del microbús

En el tercer transporte de regreso a casa iba sentada alerta a todo lo que subiera al microbús, un chico con audífonos que venía cerca del conductor movía su cabeza al compás de lo que su celular sonaba, con cara de fastidio mira el celular y contesta una llamada… era inevitable no escucharle, siempre se alza la voz al llevar audífonos.

Con una voz apesadumbrada contestaba a lo que supuse es su novia:

“no manches, vengo en el pinche transporte y de pie, todo el día estuve parado en la isla y no inventes no esto y de humor todo el día metido en ese puto trabajo de mierda, no sabes cómo es…

bueno sí también pero no se compara con el mío…

ay sí yo también te quiero ver te extraño mucho y el domingo que nos vimos…

ah sí el lunes, ¡mira! ¡Ves! Ya ni sé qué día vivo, te digo que esta de la verch y luego para la chingaderita que pagan o sea, no es posible que tenga que sufrir todo esto…

y luego para colmo me estoy quedando sin datos es que no sabes, o sea, pinche gente porqué acepta planes de datos tan limitados, o sea nos toca como de a cinco megas por cabeza y luego estos cuates con los que vivo no tienen un internet normal y no manches yo no voy a pagar por más ya no voy a ver nada en casa así que mándame msg o me llamas porque no voy a seguir gastando…

bueno, no eres tú claro que te extraño, pero entiéndeme, es más mira, me invito fulano a la fiesta de XV de su sobrina y él me cae muy buen, algo puede salir de allí y a la sobrina le caí muy bien porque le ayude en unas cosas entonces tengo que fomentar esa amistad ya sabes pero putamadre! Es el mismo día de la comida de navidad de los de la isla y ni modo que no vaya o sea también quiero ir porque pues tengo que ir y o sea no creas que está chico me siento bien comprometido, pero también bien presionado no puedo con todo no mams y además ya no tengo tanto en la despensa estos cuates ni invitan nada y yo tengo que gastar mi comida, esto no es vida sino fuera por ti…

si bebé lo sé, pero tu también entiéndeme no puedo con todo, o sea si te voy a ver ahorita me quedo sin el pasaje de regreso o no podré comer…

ay sí pero ni modo de que siempre que te voy a ver me traiga algo para la semana tampoco está chido o sea sí me ayuda pero no inventes…

no puede ser o sea que puta vida, nada se puede, todo está caro hace tres meses que no puedo comprarme ni un par de tenis y luego tu te pones intensa o sea, todos me presionan…. Pues sí, pero se supone que tú me debes calmar no presionar, neta que estoy a dos de renunciar al puto trabajo, pero y los otros también están bien culeros y…

nel ya te dije que no voy a regresar a ese hasta que me pidan perdón, o sea, si lo necesito, pero también tengo dignidad, me cae que es estúpido que me lo digas zutana ni parece que me quisieras…

nel me voy a mi casa a ver si alguien ya compró jabón para lavar mi ropa es que no manches yo lo compré la otra vez y nadie quiere poner.

¡ah! y no te dije que quieren hacer intercambio y tampoco me alcanza o sea te digo que puto trabajo de mierda no me alcanza para nada ni sé porque estoy allí y mejor ni lo pienso porque neta veo a ver quién me invita un trago porque neta que ya no puedo…

nel ya te dije que no me conviene ir a tu casa…

neta si te vas a poner así mejor ya no te voy a llamar (sollozo) eres mi novia y me tienes que apoyar como yo lo hago cuando tu tienes pedos”.

 

Pienso en todo y en nada, ¡cuánta presión! para el chico,  entre el miserable sueldo que tiene, la presión por ser diciembre donde todos se tienen que amar y limar aspereza y etc., una novia que sí le “aguanta” pero que no se pone en su lugar de ser sufriente, en vivir independientemente de sus padres, pero dependiente de los compañeros de cuarto. En una ciudad que el costo en verdad no deja independizarse bien, así sin pedirle a nadie y menos en un departamento si acaso una viviendita, claro entre más lejos más barato, perder la vida en el traslado tampoco está lindo, no es nada tentador, será por eso que ahora los chicos les cuesta más trabajo salir de casa de los padres, sí es la comodidad, y la realidad, es que no alcanza y menos si se trabaja honradamente.

AleskaHadaVerde
diciembre 2019

Declaración de amor

En la misión de hoy (acompañamiento terapéutico) fuimos al cine a ver;  “Conoces a Tomás” -el tema central es el autismo- la disfruté, mientras echaba ojo a la misión (había que estar alerta por si había que aquietar).
Enamorarme no es la palabra pero algo así fue con el personaje de Christopher -Alan Estrada- y la excelente actuación de Hoze Meléndez -Tomás-
Durante la película, el tono de voz que tiene Christopher la he escuchado de un hermosísimo amigo que con gusto le lameria la axila izquierda porque él es así y otras tantas monerías, también ví a otro hermosote amigo, quizá la facha no muestre lo que traen dentro y qué bueno porque abusarían más de esas bellísimas almas.
A ambos dos les declaro mi amor desde mis tripas, desde mi corabeza, les amo par de hermosos cabrones, los adoro, sí ADORO y les lameria el alma si pudiera.
Gracias Vida por esta labor en la que pronto cumpliré 27 años, gracias a todos los que han sido mis maestros-guías-mentores-compañeros-amigos.
#AleskaMujerDeHuidaGarante
Imagen

Ante una crisis

Cuando se sienta enojado, triste, ansioso o todo junto… mande todo a la chingada; tanto física como emocionalmente; y antes de salir, deténgase y mire a su alrededor, qué hay, quienes están… anote en un papel todo lo que mira, lo que escucha, los olores que perciba; después, aléjese de todos, si le es posible váyase al campo, al parque, un lugar donde el sol caliente su lomito, ahora que si el mal sentir es casi intolerable, váyase a un hotel, o un lugar donde nadie lo moleste con preguntas incómodas, de esas que tan obvias que rayan en lo pendejo…

Apague el celular
Disfrute de usted, no, no trate de disfrutarse, ¡disfrútese! así como esté, como se sienta, ande; vaya a comer eso que tanto le agrada y cómalo en exceso hasta llenarse, o si puede hartarse y de una caminata para bajar la panza, después vaya y duerma con usted mismo, del lado derecho por aquello del atracón; mañana será otro día.

¿Que qué? ¿Que la ansiedad no lo deja?
Ese no se qué que qué se yo, ¿lo persigue? entonces camine, camine y camine, despacio, nadie lo espera, nadie le presiona para que esté en un lugar, solo camine por caminar, no hay un objetivo en especifico, no hay un lugar para llegar, simplemente camine.

Cuando se sienta cansado siéntese de forma cómoda, donde pueda descalzar sus pies y dese un masaje con ambas manos, ah rico, ahora huela sus manos y diga gracias.

¿Está listo?
Ahora viene el trabajo de usted para usted con usted.
Regrese al lugar de donde salió para despejarse, si alguien lo recibe y le diga: ¿porqué huiste? Conteste salí a respirar y si le ponen jeta… mmm es más, no permita que nadie le diga un algo, solo diga: “después hablaré contigo; gracias” si la muina regresa y no puede hablar sin expresar un enojo, dígalo con la señal de guardar silencio –su dedo indice sobre sus labios– eso bastará y si no le permiten eso, entonces sí exhale con todo ese fastidio, que lo tiene harto, cansado y gruña, es más haga una garras con sus manos y diga grr.

Sigamos.
Ordene el área donde estaba cuando la crisis, si alguien lo hizo por usted agradezca.
Observe, mire, ob-ser-ve:
¿Qué mira?
¿Qué hay; quiénes están allí?
¿Cómo se siente en ese momento? Respire hondo antes de contestar; bien, regular, le empiezan a sudar las manos, las tripas le brincan, como que se le quiere despertar la ansiedad o la angustia… este es el momento de sacar esa lista que hizo antes de salir.
¿Le falta algo en su lista?
¿Hay algo nuevo?

Ahora ¿cómo se siente?, bien; no cambio nada su sentir, un poco mejor quizá… bueno, cotejemos la lista, ¿Falta algo, alguien; cómo se siente con ello?
¿Quién sobra y cómo se siente con ello?
¿Quién o qué de sus faltantes o sobrantes le genera ansiedad, enojo o le hace fruncir el ceño o de plano hace cara de iugg porque además de leer el nombre de una persona o una mascota; esta sigue allí?

Si es una cosa y no la ocupa véndala, le diría que la tire pero hay que capitalizar todo lo capitalizable. Ahora que si es una persona, vaya por su cartera e invítela a tomar un café en un lugar neutral, manifiéstele que solo necesita que le escuche y hable… después dialoguen.

¿Sabía que muchas veces eso que nos enferma –y muchas veces duerme a su lado– es porque no nos damos el tiempo de aclarar con ese alguien lo que nos molesta?

Que se van acumulando los ‘detallitos’ de eso que no le gusta pero que por “llevar la fiesta en paz” apechuga y no dice nada; o cree que porque le hace jetas el otro va a entender la indirecta. Pues no, nadie da por entendido nada a menos que lo exprese, o sea, tiene qué decírselo, manifestarlo.

Así es como funciona la relación con el compañero de trabajo, de vida, con la familia.

Sonríe solo porque si
AndarConSentido   Expresso Café
AleskaHadaVerde

 

 

Imagen

El acoso, aunque sea de caricatura

Me causó gracia, aunque es una caricatura y bueno el coyote también perseguía al correcaminos, eso también es acoso.

Se está/ba (antes) tan habituado a ciertas cosas que ahora, en el siglo XXI sabemos no son ‘normales’ no deberían o tendrían que ser así. (abuso, violencia, ‘apechugamiento’, etc.), con eso de los sentidos de inclusión, exclusión y demás.

En mi particular opinión, el mexicano abusa del chiste, del momento, no siempre creo que sea por miedo, somos cabrones, lo traemos en la sangre, bueno no todos, porque no me considero cabrona, de esas que se salen con la suya, generalmente me tengo que pagar todo, no sé abusar, vivo de lo que trabajo, no sé pedir como mis compañeras desde la primaria eran vivillas, “sacaban” para los helados, los dulces, después supe que era porque se dejaban tocar las piernas… ahora con la tecnología se siguen burlando de todos, o nos seguimos… solo que ahora los hacen memes…y nos divierten, a algunos les ofende otros les da igual, algunos son su única manera de ‘comunicarse’ de hacerse presentes, saber que existen, porque sino por qué los firman ¿o no?

Esta in-cultura la aprendimos, copiamos, repetimos, mamamos -casi nos educamos- con la televisión, en blanco y negro al principio, -soy del 1971- lo visto en el día a día, en la calle…

Era tan normal: el olor a mariguana durante las madrugadas porque los vecinos les gustaba estar cerca de la ventana que daba al traspatio; eran tan normal que las primas –no las mías, aclaro– se pelearan, literal, por un tipejo e intercambiaran novios nomás para ‘caldear, fajar, sabrosear’… era normal esconder a los rateros, vendedores de droga y demás delincuentes porque eran de la familia, porque eran aún jóvenes y apenas estaban aprendiendo el bisne –nosotros éramos inquilinos– era tan normal que entre concuñas se compartieran al cuñado cuando el marido de cada una andaba fuera, también dentro de la normalidad era apechugar por ser mujer, que se le hiciera menos porque seguro que por puta la habían echado de la casa, o por huevona, aunque fuera la que trajera el sustento al hogar porque el borracho del marido se gastaba el sueldo en las chelas y la mota los sábados después de la obra.

En las pláticas de los mayores, esas que no debía, que no debí haber escuchado, de esas donde me corrían, cuando se daban cuenta de mi presencia, se hablaba de cómo debían dar las nalgas si se requería de un buen puesto pues tenías que andar de puta –por muchos años ser secretaria era sinónimo de puta, porque generalmente salían con el jefe, aquí dudo de ser buena secretaria o de tener malos jefes– si se deseaba una buena vida, más fácil, en mi hoy, aun no le veo lo fácil, neta que no.

Tener un auto nuevo, vestir a la moda, cosas de marca, comprar en el liverpool era para los que tenían, para los que robaban, jamás escuché decir a alguien que era por su trabajo honrado, ya en esas épocas me preguntaba para qué servía ser honesto, –hace poco en una crisis existencial, de esas que me dan cuando me percato de que las compañeras se dejan invitar a cenar, apechugan y terminan con título de asistente y mejor calidad de vida– ah me perdí, oh sí esto de la honestidad, para qué servía, si se vivía en una vecindad y no en una casa propia… después me enteré que solo era pantalla de las doñitas y su prole, y sí sirve para tener hermosos e intachables 25 años de labor.

Cohabito con gente que sobrevivió en esas vecindades que pintan en las películas y que ahora son departamentos que no tienen nada que ver con esos cuartuchos y la forma hacinada de vivir –físicamente hablando– pero que en sus cabezas aún existe y se niegan a adaptarse, pelean por seguir sobreviviendo aunque ya no comparten el baño con las otras 20 familias, creo que eso no les motiva a ser mejores.

Pero inicié el texto por la caricatura, sí, es verdad que hay que ‘aflojar’ para tener un gran puesto, la promesa de un algo mejor, a costa de lo que sea, en hombres también se da pero obvio su machismo les impide aceptarlo, cómo creen, dónde quedaría su hombría, sí esa que tienen en los genitales, en medio de las nalgas… yo les llamo arribistas, allí es cuando vuelve a surgir mi duda en que sí, tal vez sí es fácil dejar que abusen del cuerpo, de lo que sea con tal de tener un mejor sueldo, una mejor calidad de vida, en lo que el cuerpo aguanta, en lo que llega alguien más barato, o “más mejor” depende de las necesidades del patrocinador.

Lo vemos en las caricaturas de antaño, las de ahora no las veo, no se me antoja y ni tiempo. Siempre ha existido el trueque, con el cuerpo, porque siguen inculcandonos que lo valioso de la persona es lo que está entre las piernas. El meme hace referencia a una no denuncia, sino el llamar a las cosas por su nombre, “el acoso” –entre famosos creo que es lo peor para su currículum– el tener que ceder y que cada quien puede ascender con lo que tenga, con lo que quiera sacrificar o será ¿invertir? y aun con ello, cuando dices no, es un no, un ya no quiero que sigas abusando y no respetan la decisión del otro, te violentan porque el que paga manda, es allí donde el poder del mecenas hace valer al forzar, violentar al otro, eso es romper ese “contrato implícito –secreto–” que en un inicio se tenía, y eso es lo que no se vale, tomar a la fuerza, acosar, violar, deshonrar a la persona, al humano.

Échenle una leída a “El acoso moral: el maltrato psicológico en la vida cotidiana. Marie-France Hirigoyen, y entenderán el hostigamiento, la persecución en el trabajo, en la pareja, en la familia.

 

 

 

textoso invitado

a través de Archivo muerto

Minientrada

Apreciación -relación de pares-

El promedio de los individuos, no están preparados para recibir una negativa.

un NO es insuficiente, las respuestas No Quiero, No Me Gustas, No Me Interesa, No Gracias, Mejor Conozcámonos… (enumere aquí aquellas frases que no les aceptaron)

Estos no, generan una excesiva frustración que se transforma en emputamiento, ardides por la negativa a su requerimiento, a sus chaquetas mentales donde edificaron castillitos construidos con su jodida necesidad, amueblados de su hambre de cariño, decorados de del vómito todo ese afecto que ni siquiera son capaces de sentir por sí mismos -claro, nadie se come su propia vasca- le venden -al otro- la idea de parecer que hacen un favor -que les hacen el chingado favor-  un donativo de interés, por prestarle atención, como si nadie más les fuera a mirar, darse cuenta de que usted existe; dramatizan con unos diálogos dignos de telenovelas,  chantajean, lloriquean, gritan furiosos ante la oposición del otro, lo humillan, insultan… y se dan el lujo de regresar amenazantes como “dándole” la última oportunidad de tenerle.

No cedan a la presión, neta no es lo último que “aparecerá” en su vida así hayan pasado cinco años sin un algo a su lado, y mucho menos con algo tan inmaduro y pusilánime. 

AleskaMujerDeHuidaGarante

Justificado a las malas patronas

ay! es tanta la presión

y como ya se me olvidó lo que me dijeron en la reunión,

a la que por cierto, amablemente me convocaron,

pero también con todo el estrés, pues al final ya no entendí lo que anoté en la libreta, pero aun así les comunico muy atentamente que:

Le aviso que de parte de el “grupo”,

me piden que les informe;

que ellos harán uso de los lugares que ustedes eventualmente ocupan cada semana,

para dar paso a las actividades programadas por el grupo, a las que por cierto, están invitados a participar, por lo tanto, les informo que ya no tendrán espacio para realizarlas aquí , porque eso provoca que las actividades que se programan, requieran de ese lugar que ustedes ocupan y que es un espacio esencial para la institución, por lo que les sugieren se sirvan de ocupar sólo lo indispensable o bien consideren adquirir otro espacio que no sea este, ni aquí, porque estamos ya bien saturados por las actividades que se llevan a cabo en nuestra honorable organización…

Err, bueno esa es la instrucción precisa que recibí,

si ustedes entendieron otra cosa fue una confusión

y todo se debió a la presión que ustedes mismos ejercen en contra mía, a sabiendas que soy la única persona encargada de todo esto y que como tal no dispongo de todo lo necesario para abarcar tal responsabilidad, se los he mencionado desde que me dejaron en este puesto, pero todo lo tengo anotado en la bitácora

que en cuanto tenga oportunidad y tiempo les haré llegar la transcripción original. Tal vez después de las actividades, sí es que todo sale bien.

Agradezco su amable atención, espero que esta confusión no siga provocando malos entendidos porque no era la intención original.

atentamente

Licenciada bla bla blá

Secretaria de la organización

y del grupo, y demás cuestiones


#QueNoDigaQueEsSecretaria ah que no es cierto es

#LicenciadaEnAlgoQueNuncaMeQuedóClaro

Nube de etiquetas