Sentires, desde mis tripas.

Entradas etiquetadas como ‘Soy importante’

Minientrada

Lealtad Vs Fidelidad

¿Te consideras fiel o leal?

tic tac tic tac tac (tres segundos para pensar)

¿Has sido fiel o leal?

turu ruru turu ruru (música de suspenso)

Deja replanteo la pregunta:

¿TE CONSIDERAS FIEL O LEAL a ti mismo?

¿Has sido leal o fiel a ti mismo?

tic tac tic tac tac (tres segundos para pensar)

¡Cómo que es igual, no, no es lo mismo!

Ser leal es: Cumplir lo que exigen las leyes de la fidelidad y las del honor.

LA LEALTAD también es un sentimiento de fidelidad o gratitud, devoción hacia alguien o algo. La lealtad es nunca darle la espalda o traicionar la confianza otorgada.

Ser fiel es alguien que cumple sus compromisos, actúa conforme a la verdad, honesto, noble, honrado, sincero y todo esto da como resultado el ser leal.

La fidelidad en el matrimonio, las relaciones de pareja, de amistad, en la empresa, hasta la monarquía; aunque ellos pedían obediencia y sumisión algo así como dicta la nefasta, caduca y rancia epístola de Melchor Ocampo iiugg hay documentos que dicen es copia fiel –o sea exacta– del documento expedido en 1800…

Siendo honesto cuál fue tu respuesta ante la primer pregunta; ¿Te consideras fiel?

¿En quién pensante?, en la persona que actualmente comparte tu vida ¿en alguien del pasado?

¿Cada cuándo piensas en ti como persona, como individuo, como sujeto?

¿Eres diestro como para observarte como si fueras un espectador de ti mismo?

Cuando piensas en ti ¿lo haces en voz alta o solo mentalmente?, te juzgas, criticas, felicitas, te dices algo bonito, o solo te concentras en alguna equivocación cometida recientemente.

¿Qué opinas de ti?

¿Cuánta estima te tienes?

¿Cuánto te valoras?

¿En cuánto te tasas como persona?

¿Quién pagaría por ti?

La palabra fidelidad, considero que está mal dirigida porque en lo primero que se piensa es en el otro, en la contraparte, en la persona; a la que está de moda llamarle pareja aun cuando no compartan el mismo techo…

okay me viene a la mente esto de la modernidad de ahora que se es pareja a distancia y no hablo de esas relaciones semi-virtuales en donde por cuestiones de la vida del otro se va a un país a trabajar o seguir en la adquisición de conocimientos o herramientas para una mejor profesión y persona, somos pareja pero cada quien en su casa y solo nos vemos en ocasiones, cuando tenemos deseo, ganas… y bueno, te dan una serie de excusas para que sea creíble su relación.

Una pareja son dos seres, donde uno va a la par del otro, entre los dos generan un espacio–vínculo para crear, crecer y potencializar su bienestar y esto es un compromiso ya sea firmado o pactado, pero es algo que se habla –nadie supone–, se fijan metas.

Pareja no es la persona que está encima de ti –hablando literalmente– cuestionando, preguntando si ya llegaste, comiste, pregunte tu día a día, tu minuto a minuto –esos son controladores y entre más tiempo, más difícil la convivencia ¡eh!

La palabra fidelidad se aplica también al trabajo, aunque muchos prefieren decir que son leales al trabajo y sí las dos palabras van implícitas, pero lo importante debería ser uno mismo para uno como persona.

Aunque he escuchado a los seguidores de algunos músicos decir que son su fan más fiel y van a todos los conciertos y se saben todas las canciones y les cuesta mucho trabajo salir de ese espacio de confort para conocer a otros más.

La lealtad y fidelidad debería aplicarse a sí mismo como principio básico de conservar la individualidad, para no esperar hasta que otro, te de el valor que desde un inicio tienes por el hecho de ser único e irrepetible… otra vez: “el valor que desde un inicio tienes por el hecho de ser único e irrepetible”.

Te pido que seas honesto contigo mismo, sí… otra vez, a ver, en quién pensaste cuando pregunté:

¿Quién pagaría por ti?

En la persona con la que compartes tu vida actual, mmm es buen inicio habría qué preguntarle si lo hará con efectivo o cheque

Por puritito morbo pregunto: ¿acaso pasó por tu mente una respuesta como… ‘chale quién pagaría por mi? pues nadie, ni yo lo haría’ o en un tono más melodramático… (suspiro) nadie, no le importo a nadie, ni mascota tengo para que me reciba cuando llego de trabajar…(gimoteo).

O sea que no te valoras, crees que no tienes un valor porque…  ¿Te comparas con otros; porque no tienes esa vida que presumen en las redes; porque no te enseñaron a valorarte a ti mismo por ti mismo, porque has tenido pequeños logros o qué no?

¡Claro que tienes algo que te hace único y de allí tienes que partir!  anda a ver búscate bien, entre cierra los ojos y mírate pasa una lista de todo aquello que algún otro individuo hace pero que a ti te queda mejor, lo haces más rápido, tienes esa cualidad que te resalta aun más el ser diferente a los otros ¡venga! Eche esa lista y la quiero en voz alta.

tic tac tic tac tic tac

Bella sonrisa, mides 1.75 y puedes alcanzar todo aquello que los que medianamente estamos en el estándar de la enanura que es 1.60 metros, cocinas, bailas, tejes, dibujas, eres un gran compañero, compartes lo que tienes, tienes habilidad para peinarte en 15 minutos, planchas sin que quede doble raya en la ropa, ordenas un clóset en una hora, haces tortillas a mano y ¡se inflan!

¿Escuchas?

¿Te escuchas?

Ahora sabes que tienes muchas más cualidades de las que los otros ven, porque solo aprecian aquellas en las que podrían verse beneficiados y porque vivimos una mala competencia contra uno mismo, cuando esta debería ser para ayudarse a que los dos, los cuatros, los once lleguen a la meta.

Te invito a conocerte  a profundidad, a explorarte como si fueras tierra nueva, bueno cada amanecer eres alguien nuevo, diferente al que al inicio junto con este blog y por supuesto te invito a sonreír porque sí.

Toma lo que te sirva.
Nota para AndarConSentido en ExpressoCafé

AleskaHadaverde

Anuncios

¿Por qué esperar?

¿Por qué esperar?

“Hasta ahora, has vivido de determinada manera.
¿Te gustaría vivir de otro modo?
Hasta ahora, has pensado en cierta forma.
¿No te gustaría alguna nuevo resplandor en tu ser?

Entonces, mantente alerta y no escuches a la mente.
La mente representa al pasado que permanentemente
intenta controlar tu presente y tu futuro”
OSHO

 

Pregunto: ¿Por qué esperar?

Reformulo la pregunta: ¿Para qué esperar?

Porque…y enlistamos un serie de evasivas de ese por qué, no si pretextos y excusas sobran.

Para qué, pues, porque… alto! Dije para qué

¿Escuchas la diferencia?

El para qué nos permite hacer una pausa y pensar.

El porqué justifica.

El para qué hace decir ‘ah caray’ para qué y ponen cara de “what” ‘cajum’ cajum’ bueno para pensarlo mejor, para planear la estrategia para queee y se va el aire pesando, mm no sé porque así es –y vuelve la justificación–

Es noviembre, ya se acabó el mes y ya diciembre está a la vuelta y las fiestas y el fin de año y… otra vez no cumplí los propósitos esos que hicieron que se me atragantaran las uvas yo creo que por eso no los cumplí.

Esos aparentemente deseos bien intencionados que se enuncian al terminar al terminar el año, ah porque hay que cerrar bien el periodo y que las tradiciones y córrele y aunque sea medio cumplo con este –se piensa mientras se termina de adornar el árbol- aunque no haya voluntad, aunque solo sea por cumplir con lo prometido, por esos proyectos e ideas, que además no se formulan en el resto del año sino justo 5 minutos antes de que suene el reloj.

Para qué esperar que un almanaque me diga que se terminan los días.

Para qué esperar hasta ese último día para hacer borrón y cuenta nueva.

Habemos quienes hacemos otro esbozo de vida al cumplir años y otros en cada cambio de estación.

¿Cada cuando haces un alto y finalizas con algo que ya no tiene cabida en tu vida?

Es hasta que termina una relación –del tipo que sea- y después de tomar el tiempo necesario para procesar el duelo, o hasta que lo que queda de dignidad lanza el último suspiro porque fue el último intento por salvar eso que te unía.

Por qué esperar hasta que sea el aniversario de alguien para decirle que se le quiere, que se le tiene en mente y felicitar.

Aguardar hasta que sea el cumpleaños para obsequiarte un algo, aunque claro si eres permisiva, a lo largo del año te vas gratificando y te dices, esto va a cuenta de mi cumple y el mero día ni un abracito te otorgas y más bien te reclamas y te dices ya te regalé muchas cositas en nombre del cumple, hoy ya no lo mereces.

Porqué limitar el afecto, hacia ti mismo, hacia los demás. Porque debemos esperar a que sea una fecha especial –de esas marcadas por la sociedad y el calendario- para limitar el limitar la demostración de ternura, manifestar el interés.

Por qué esperar la fecha límite de un algo.

Sé razonable con los propósitos.

Para plantear metas se tiene que ser realista y no existe nada más mágico y poderoso como la constancia y la disciplina.

Les diría que lo siento pero no, así es esto de la afirmación.

Aplicarse, ser responsable, no es cuestión de ganitas, es de determinación, perseverancia, energía, coraje, deseo de obtener un algo.

No es suerte, el éxito y este es la suma del pensamiento más la acción, del trabajo realizado

Cada uno de nosotros tenemos el poder de modificar nuestro propio destino. Hay que aprender a escuchar las emociones, nombrarlas.

El peor enemigo que tenemos somos nosotros mismos.

Claro, hay piedras y muros que se atraviesan pero nada que impida llegar hasta el objetivo planteado.

Como dice José Luis Fuentes en el ‘Agua de las emociones’: “Muchas veces preferimos caer en el victimismo, que no es lo mismo que ser víctima, en el mendigar emociones y un trozo de beso en la gente que nos rodea, porque somos incapaces de besarnos y amarnos: nacemos y morimos solos”.

Hagamos uso de la individualidad, hacernos responsables como personas, como seres claro que podemos trabajar en equipo, se debe armar un buen grupo de trabajo si la meta así lo requiere.

Metas reales por favor, de esas que se hacen día a día, que requieren del constante pensar, donde la paciencia y la disciplina son las que impulsarán al éxito.

Porqué esperar a que alguien nos haga felices, porque esperar a que alguien más nos ame para sentirnos amados.

Porque no empezar con uno mismo.

¿Que cómo se hace? Meditando en silencio.

Silencio en tu boca, en tus ojos, en tu mente…

Solo en el silencio podrás encontrarte con tu SER y reconectar con tu misión de vida… Aquieta al cuerpo, tus oídos y escucha el fluir de la vida corriendo por tu cuerpo…

José Luis Fuentes en su libro: “Sigue tu camino de baldosas amarillas®” Amazon Direct Publishing. 2014; hace una serie de preguntas que yo espero alguna te haga ruido y medites.

 

QUIÉN…

dijo que vivir era una condena?

te habló de la culpa?

te enseñó que no vales?

te susurró: “eso no se dice”, “eso no se hace”?

te manifestó que lo has decepcionado?

te contó que no eres guapo …/a?

te ha prohibido realizar tus habilidades porque tienes que hacer lo que se te manda?

te ha robado la sonrisa con la que naciste?

te ha quitado las ganas de soñar?

te advirtió que montar en bici es peligroso?

pronuncia palabras que permites que te hagan daño?

se ha metido en tu piel convirtiéndose en tu propio límite?

¿Quién?¿Quién?¿Dónde está?

¿A quién tienes miedo?

Está en tu propia experiencia, en tu conciencia, en tu memoria emocional.

Rompe las cadenas que te atan a tus límites, a tus creencias limitantes, a tu educastración, a tus valores que no son tuyos….

Tú puedes, tú vales, tu sabes, tú haces, tu sueñas, tu ríes. Eres grande, guape, inmense, fuerte, la única persona en el mundo con el poder de cambiar tu rumbo, de decidir cuándo, dónde y cómo encontrar el camino de baldosas amarillas….

Sonríe sólo porque sí.

AndarConSentido.

 

Qué lugar de importancia ocupas en tu vida.

 

Cada cuándo piensas en ti como persona, como entidad ¿te has pensado alguna vez? así como lo haces, cuando imaginas a alguien que te significa un algo o que quieres, o sólo lo haces cuando tú mismo te importunas, te equivocas, olvidas un algo y hasta te nombras; ¡ay! fulanito ya la volviste a regar.

La pregunta es, quién es la persona más importante para ti en este momento… claro, ¡alguien de la familia obvio! La mamá por ejemplo, creo que para todos es la persona fundamental en la vida, aunque también papá, a veces depende de quién está más tiempo y convive mejor con el hijo, aunque puede ser la esposa o esposo, los hijos y entonces la esposa pasa a segundo término.

Pero si vives ya de forma independiente, con una mascota, dirías que es lo más importante en tu vida y te hasta te desvives justificando el porqué.

En cuestiones físicas, materiales, ¿qué es lo más valioso para ti en este momento?

¿Tu auto, tu casa? ¿el celular, tu trabajo? Cualquier equipo electrónico, tu ropa de marca, tal vez aquel coso que alguien te regaló y por eso le tienes muchas estima… la caja aquella donde guardas todos tus recuerdos. ¡No! la respuesta correcta es mi cuerpo.

¿Por qué no pensamos en nosotros mismos?, porque estamos para los demás. Es por costumbre.

En casa nos enseñan a pensar en los otros para quedar bien, para que sepan que nos importan, sólo porque son de la familia y que forman parte de nuestro pensamiento diario, es más hasta en las peticiones nocturnas los incluimos en la lista.

Nos tatúan que no hay que ser egoístas y pensar solo en uno, ¿tú crees que pensar en uno mismo, nos etiqueta como tal? à ¡No! eso es tener autoestima, dignidad, orgullo propio.

Sin malinterpretar, la familia, amigos y lo que quieran incluir son importantes, sí, pero es más valioso, lo que uno opina y proyecta de uno mismo.

Hay clichés con los que se crecen, como el de que las madres se sacrifican por los hijos y hasta se quitan el bocado con tal de que ellos puedan nutrir la tripa -y lo digo en forma literal-, y entonces hay que estar más que agradecidos porque la mamá hizo cuanto pudo y el hijo está en deuda –eterna eh! – y por ello hay que hacerle el supermegareconocimiento y rendir tributo por este sacrificio! Así es como se maneja esto de los usos y costumbres que se van heredando de generación en generación.

¿Y qué pasa con lo demás? con los padres, los abuelos que también participan en la formación de los críos, y parte de estas cuestiones importantes es; ¿quién o qué nutre el sentir, los afectos, a ti quién te expresa, quién numera tus habilidades y cualidades, quién los re-afirma? ¿La maestra cuando haces bien la tarea? ¿La gente del medio en donde te desenvuelves porque has hecho bien las cosas, porque cumples con el rol que te (entre comillas) “asignaron” y tu has aceptado en la sociedad y en la familia?

Ojo, no estoy diciendo que no sean personas que merezcan el respeto, de ese con el que nos han adoctrinado, no, el respeto se gana no es automático, claro, esto lo aprendí de grande, de joven me tocó rendir tributo a los viejos solo porque sí, aunque estos no eran tan gente con los niños.

A alguien le han reconocido por ser quien es, dejando de lado los títulos que se obtuvieron en la universidad.

¿Tu te conoces? o ¿te reconoces?

Cuando estabas en la escuela como parte del ejercicio o tarea hicieron esto del autoreconocimiento, ¿lo recuerdas o justo ese día faltaste?

¿Sabes qué es, para qué sirve?

Ayuda a conocer las cualidades, talentos, fortalezas de uno mismo, que son la base del afecto, de la aquerencia por uno mismo, el autoconocimiento ayuda a la madurez, hasta el reconocer los defectos es de gran ayuda porque se trabaja en ellos para adquirir destrezas que ayuden a desarrollar el intelecto.

Alguna vez te ha pasado que respondes a una pregunta y ¿te sorprendes por la respuesta? ¿Dices de dónde lo saqué? ¿Por qué dije eso? Lo has investigado o lo has dejado pasar.

Sabes ¿quién eres realmente? ¿Lo sabes? ¿Para qué estás aquí? ¿Qué tanto te conoces? ¿Sabes bien qué situaciones hacen que pierdas el control? ¿Lo que en verdad de avergüenza, te atemoriza? ¿Te aceptas tal cual? –física y mentalmente hablando-

Si te conoces tienes la respuesta del porqué actúas o te conduces de cierta manera, y créeme que no es porque tu abuelo, tío, la persona con quien vives o trabajas, no sé la, la persona con quien te comparen, porque dicen que heredaste sus malos modos, gestos o se te pegó de tanto compartir o cohabitar, etc.

Quien se conocer, sabe controlar sus impulsos, aunque claro, como seres humanos que somos a veces estos impulsos son cortos y zas te dejas llevar por la emoción de ese momento –como el enojo o la frustración que algunos paraliza a otros empuja a hacer un algo como gritar o golpear, la madurez nos da esa pauta para respirar y razonar antes de reaccionar, impulsivamente, si es que te sientes atacado.

Esto del autoconocerse es un trabajo diario, cada día aprendes o refuerzas lo aprendido, los conocimientos se van acumulando y con ello la seguridad y el crecimiento personal se notan.

¿Qué haces tú por ti y para ti?

¿Cómo te consientes?

¿Cómo te haces saber que te quieres, que sientes un afecto por ti mismo, que te amas?

¿Cómo te conquistas?

¿Te abrazas?

¿Has reconocido algo positivo en ti, felicitado por llegar a una meta, o compartes esperando que los demás te hagan el reconocimiento?

¿Qué tanto has dejado y dado a los otros para quedar bien?

¿Has pensado cómo será tu futuro inmediato?

¿Estás planeando tu vejez?

¿Cómo te vives?

¿Cómo se está realizando el ser humano? …tú.

¿Es a través de otros, de los padres, a través de los hijos?

¿Eres de los que piensan que con que ellos estén bien tú lo estarás, y en verdad es así?

Con que ellos coman no importa que tus tripas estén disputándose el juguito gástrico, no importa que la gastritis se asevere porque al final ellos están bien y no es tan grave que tu cuerpo se desgaste porque al final todo será para los otros.

Las cuestiones materiales, los otros son más valiosos que tú, aunque seas tú el que sale a conseguir lo necesario para vestirse, comer, tener un techo, educarse, divertirse.

Tienes oportunidad de mirar a alguien viejo, no se abuelos, vecinos, no para compararte solo para preguntarles y saber si están felices por ellos mismos, después de haberse sacrificado tanto, les llena el sentir después de haber cumplido la misión de vida que ellos adquirieron? Quién o quienes están con ellos, quiénes los procuran y ahora que ya no son productivos económicamente hablando, quién los protege a ellos, quién se sacrifica por ellos.

La vida es para vivirse, realizarse como persona, ser humano, compartirse como hijo, hermano, padre, madre, abuelo, gente de bien.

¿Te quieres?

¿Te aceptas?

¿Te amas?

Quiero que sepas que:

Tú eres la persona más importante para ti, y después, tú eres la persona más interesante para ti y después eres la persona más significativa para ti, porque eres único, porque tú eres tú y tienes mi admiración de persona a persona.

 

oscar-mancilla

Y ahora dime, en este momento, quién es la persona más importante para ti.

Sonríe porque sí.
AleskaHadaVerde

 

Nube de etiquetas