Sentires, desde mis tripas.

Entradas etiquetadas como ‘sonríe solo porque si’

Imagen

Ante una crisis

Cuando se sienta enojado, triste, ansioso o todo junto… mande todo a la chingada; tanto física como emocionalmente; y antes de salir, deténgase y mire a su alrededor, qué hay, quienes están… anote en un papel todo lo que mira, lo que escucha, los olores que perciba; después, aléjese de todos, si le es posible váyase al campo, al parque, un lugar donde el sol caliente su lomito, ahora que si el mal sentir es casi intolerable, váyase a un hotel, o un lugar donde nadie lo moleste con preguntas incómodas, de esas que tan obvias que rayan en lo pendejo…

Apague el celular
Disfrute de usted, no, no trate de disfrutarse, ¡disfrútese! así como esté, como se sienta, ande; vaya a comer eso que tanto le agrada y cómalo en exceso hasta llenarse, o si puede hartarse y de una caminata para bajar la panza, después vaya y duerma con usted mismo, del lado derecho por aquello del atracón; mañana será otro día.

¿Que qué? ¿Que la ansiedad no lo deja?
Ese no se qué que qué se yo, ¿lo persigue? entonces camine, camine y camine, despacio, nadie lo espera, nadie le presiona para que esté en un lugar, solo camine por caminar, no hay un objetivo en especifico, no hay un lugar para llegar, simplemente camine.

Cuando se sienta cansado siéntese de forma cómoda, donde pueda descalzar sus pies y dese un masaje con ambas manos, ah rico, ahora huela sus manos y diga gracias.

¿Está listo?
Ahora viene el trabajo de usted para usted con usted.
Regrese al lugar de donde salió para despejarse, si alguien lo recibe y le diga: ¿porqué huiste? Conteste salí a respirar y si le ponen jeta… mmm es más, no permita que nadie le diga un algo, solo diga: “después hablaré contigo; gracias” si la muina regresa y no puede hablar sin expresar un enojo, dígalo con la señal de guardar silencio –su dedo indice sobre sus labios– eso bastará y si no le permiten eso, entonces sí exhale con todo ese fastidio, que lo tiene harto, cansado y gruña, es más haga una garras con sus manos y diga grr.

Sigamos.
Ordene el área donde estaba cuando la crisis, si alguien lo hizo por usted agradezca.
Observe, mire, ob-ser-ve:
¿Qué mira?
¿Qué hay; quiénes están allí?
¿Cómo se siente en ese momento? Respire hondo antes de contestar; bien, regular, le empiezan a sudar las manos, las tripas le brincan, como que se le quiere despertar la ansiedad o la angustia… este es el momento de sacar esa lista que hizo antes de salir.
¿Le falta algo en su lista?
¿Hay algo nuevo?

Ahora ¿cómo se siente?, bien; no cambio nada su sentir, un poco mejor quizá… bueno, cotejemos la lista, ¿Falta algo, alguien; cómo se siente con ello?
¿Quién sobra y cómo se siente con ello?
¿Quién o qué de sus faltantes o sobrantes le genera ansiedad, enojo o le hace fruncir el ceño o de plano hace cara de iugg porque además de leer el nombre de una persona o una mascota; esta sigue allí?

Si es una cosa y no la ocupa véndala, le diría que la tire pero hay que capitalizar todo lo capitalizable. Ahora que si es una persona, vaya por su cartera e invítela a tomar un café en un lugar neutral, manifiéstele que solo necesita que le escuche y hable… después dialoguen.

¿Sabía que muchas veces eso que nos enferma –y muchas veces duerme a su lado– es porque no nos damos el tiempo de aclarar con ese alguien lo que nos molesta?

Que se van acumulando los ‘detallitos’ de eso que no le gusta pero que por “llevar la fiesta en paz” apechuga y no dice nada; o cree que porque le hace jetas el otro va a entender la indirecta. Pues no, nadie da por entendido nada a menos que lo exprese, o sea, tiene qué decírselo, manifestarlo.

Así es como funciona la relación con el compañero de trabajo, de vida, con la familia.

Sonríe solo porque si
AndarConSentido   Expresso Café
AleskaHadaVerde

 

 

Anuncios

Andar con Sentido

Oiganes!! Buenas noches

La misión del ser humano para cohabitar este mundo principalmente es el bienvivir.

El ciclo marcado por las ciencias naturales es: nacer, crecer, reproducirse y morir… todos lo hemos escuchado, ahora, ese enunciado ya no es suficiente, como seres racionales que son, hay que preguntarse: a dónde queda el coexistir, vivir el aquí y ahora, el momento de uno mismo como ser humano, en qué parte de la vida uno estudia, se prepara, se divierte, enamora y desenamora, se apasiona y ama, se comparte, disfruta de los hijos, los sobrinos, escribe, tiene hobbies, tiempo para estar consigo mismo, para reescribir una historia de afecto; en qué momento viajas y descubres otros países, en qué momento se sueña y se construye, en qué etapa de la vida te observas a través de la mirada cristalina de los nietos, te tiras en el pasto y ves pasar nubes, qué se hace con eso de vivir la vida, hay mucho espacio entre reproducirse y morir, qué hay de la vida de los viejos, que es otra etapa de la existencia, quién te enseña a disfrutarla, quién te guía por el camino para después bien morir…

El objetivo de este espacio es que, lo que escuches, ayude a adquirir implementos, de aquello que te cuadre, lo que cheque con tu vida individual, eso que hace que las tripas se hagan nudo, que haga ruido en tu mente. Así como de la moda lo que te acomoda, así de estas palabras, usa lo que te sirva.

No están hechos en serie y el mismo remedio no funciona igual en cada uno de ustedes, habrá algunos que con 2 palabras aclaren su perspectiva de vida y otros que con un audiolibro apenas puedan entenderla.
Reaprender a vivirSe, ser pleno, consciente, alegrar y disfrutarse de lo que se es, lo que se tiene, de lo que está hecho, de eso que la vida te ha obsequiado, el producto de lo trabajado ya sea en el mundo laboral, ambiental, social… en tu mundo, porque cohabitamos un planeta, el ser feliz a ratos.
Instruirse para quitar esos costalitos de culpa que la sociedad te ha colgado, esos que vienen por usos y costumbres y hasta se heredan del lugar que se cohabita y que hasta uno adopta costales que, sin sentirlo, hacen lento el transitar en esta tu vida, y no los ves o los sientes hasta que adquieres conciencia y te das cuenta que tú mismo los haz abrazado y cobijado.

Hacerse consciente de lo que se es como persona, como individuo, como Ser.
Explorarse de adentro hacia afuera, poner nombre a eso que se siente, eso que se percibe de los otros, lo que te hacen sentir.

Experimentar y redescubrir que se tiene la opción para decidir si eso que te otorgan se queda en ti o se los devuelves, y que también es muy válido el negarse a aceptarlo.

Preguntarse para qué me sirve esto, para qué el aviso de precaución, para qué este ensayo de vida en aquellas cuestiones que causan conflicto.

El tema central en este espacio eres tú, como individuo, el ser, el humano, la persona.

Los convido a trabajar, a cultivar, nutrir y recaudar a ese hermoso ser que hay en ti, porque todos tenemos uno por muy malotes que seamos porque hay momentos en donde “tenemos” que defendernos de alguien tóxico.

Empecemos por hacer consciente la respiración.

¿Sabes cómo respiras?
¿Se infla el estómago, se mueve la caja torácica, solo llega al pecho la aspiración, es en automático el resuello?
Respirar consciente ayuda en cualquier momento, oxigena el cerebro, permite hacer pausa para calmar un enojo, aclarar ideas, darse tiempo a sentir.

Hagamos un ejercicio: debes estar sentado con la espalda apoyada en el respaldo de la silla, que la posición sea cómoda para el cuerpo y para ti, con los pies plantados en el piso, los brazos a lado del cuerpo, relajados o en el descansa brazos, cierra los ojos, aspira lentamente hasta que la panza se infle, contén la respiración mientras cuentas mentalmente uno, dos, tres y exhala el aire lentamente, tal vez sientas un ligero mareo porque el cerebro no está habituado a recibir tanto oxígeno, es por ello que debes estar sentado. Repítelo dos veces más… inhalo (hacerlo). Eso es hacer consciente la respiración.

Practícala en los momentos donde la incertidumbre te atrape, cuando la confusión te invada y el enojo te envuelva, te aliviará, hasta puedes practicar esta respiración antes de levantarte de la cama, sentirás una diferencia en la forma de percibir las cosas, intenta hacerlo una vez al día, así hasta que te hagas consciente en tu respirar y sea un hábito.

¿Sabías que para instalar un hábito o un algo nuevo en el patrón de vida se requieren de 21 días? Además de la constancia y un horario especifico? Ok

Una vez haciendo consciente la respiración, sugiero hacer consciente los cinco sentidos, observa, escucha, toca, huele, prueba.
Observa tus pies al momento de levantarte de la cama, ¿ves ese lindo dedo gordo…?
escucha el latir de tu corazón después de respirar o tus tripas pidiendo el desayuno,
toca tus orejas, tus codos, la textura de tu piel…
huele tu cuerpo recién despiertas o del shampoo cuando te bañas, prueba algo dulce, miel, por ejemplo, saboréala en toda tu boca, trata de masticarla sin tragar… haz consciente todo aquello que tus 5 sentidos te permiten disfrutar.

Ser individual es un reto, solo que está erróneamente aplicado y esto es, cuando se está en contra de uno mismo.

El equilibrio afectivo llega cuando de forma individual, cada uno logra su propósito y ligeramente roza con el de los otros sin que por ello sea obligatorio estar con alguien en el proceso.

El ser diferente trae más consecuencias que bonos, y aunque es divertido el intento, muchos deciden abortar la misión de vida, bajarse del barco aunque con ello estén a la deriva, pero eso sí acompañados de alguien que también abandono su individualidad por no trabajar en si mismo y elige la soledad en compañía de alguien…algo así como los costalitos.

Bienvenidos esto fue, Andar con Sentido.

Aleska HadaVerde

Te invito a sonreír sólo porque sí.

Agradezco a @pauelimon la invitación para esta colaboración en su programa ExpressoCaféRenovado @expressocafe_ de Radio Lunando @radiolunando

Nube de etiquetas