Sentires, desde mis tripas.

Entradas etiquetadas como ‘Muégano’

Nota -borrador- acerca del amor.

Guía-Estrella:

Para satisfacción de ustedes toco este tema que me había negado siquiera a mencionar, pero hoy tengo embotado el pensamiento y mi cabeza es un desmadre y si quiero dormir…

No sé con cual de mis hemisferios estoy trabajando en este momento, pero me vino a la mente así de un porrazo todo el trabajo metodológico desarrollado por allá de los 1997 cuando conocí el famosísimo libro de Robert Steinberg El triángulo del amor, todas esas clases y discusiones de los martes, los trabajos realizados por Lauro Estrada, Marcelo Salles, psicoanalistas de pareja, que es gente tangible, bueno Marcelito ya no; libros como Más allá del amor; Por qué deja de amarnos nuestra pareja, Un Burkaporamor:  Reyes Monforte, donde casi me convence que el amor real existe; Entre tú y yo:  Walter Dresel que muestra el amor valiente, sin tapujos, ese que es un desmadre y va dirigido a eso que todos sueñan *el amor de pares*; Amor líquido: Zygmunt Bauman que trata el amor de manera actual, en este siglo, amor moderno; Ese elixir llamado amor de Ramtha, donde la atracción sexual es la voz que domina al individuo y finalmente el Abuso verbal de Patricia Evans que muestra como esas frasecitas que parecieran cariñositas en verdad son agresión hacia la persona *porfitas léanlo* los recién adquiridos de La Naturaleza del amor que ahora ya no me dan ‘ganitas’ de leer y otros libros que tengo sobre ese tema…

El haber estado presente como espectador, en historias que parecían ‘verdadero amor’ y al final solo era un engaño para ellos mismos por la comodidad que les representa esa mueganidad con la que cohabitan y se conforman con un: de esto a estar solo pues me chingo, además de los intereses materiales y claro los sociales.

Entre los diferentes tipos de amor que he conocido teóricamente y constatado pocos, realmente muy pocos, las experiencias –decepcionantes- sobrevividas en los últimos meses respecto al tema amoroso hacia otro, cierto cuestionario que como buen conejillo de indias contesté y nomás no punteé nada porque ni querer tengo, un programa de radio en internet que hablaban de esto del amor-costumbre-jodida-hambre-necesidad-de-estar-con-alguien-y-no-saber-estar-solo *acomoden las palabras al gusto* (sé que muchos me mandarán a la chingada en este renglón porque ya se vieron y se sentirán aludidos), casi después de esto y ante la palabra de los que saben porque tienen la teoría y un título, me preguntaba si es que era la edad, tanto revés, o quizá la amargura ya había llegado a cubrir mi músculo cardiaco.

Hace dos días hice un cuadro donde escribí que iba a usar ya mi corazón para empezar a querer a lo pendejo.  Y es que ahora quiero con las tripas aunque la gastritis me esté matando en este momento.

Si lo pienso, aunque creo que allí radica parte del problema, el pensar, el estar consciente de lo que siento-hago, el no dejarme llevar por el amor a primera vista y no es que no crea en él, en verdad no hay nada que llame mi atención tan poderosamente como el manosear una mac nuevecita, ni tampoco que valga la pena, ah pero sí me enamoro hasta dos veces al día si hay suficiente material que estimule mi cerebro.

Ah, se que no debo extenderme demasiado, esto es un borrador –me estoy recordando eh!- lo que hoy me saco de balance después de tantas preguntas que me hice en la tarde es un comentario de acerca de la relación de una pareja, no eso no es amor, o bueno sí, es un amor combinado con la pasión, el desenfreno, con la libertad del amar… existen diferentes tipos de amor y hoy por hoy me sigo negando a ese amor que duele, que lastima, chantajista, costumbrista al de la 3ª y hasta 6ª vuelta, opté por el amor departido o compartido, con una igual y tampoco sirvió y sigo preguntándome será que la que no es idónea para amar soy yo?

 

AleskaMujerdeHuidaGarante

Anuncios

Nube de etiquetas