Sentires, desde mis tripas.

Entradas etiquetadas como ‘Humanos’

Sueño con cantaautores y amigos

Soñé con Abel Velázquez “El Mago” y pude decirle que sus canciones me excitan, que me inspiran y me llenan de melancolía y eso hace que mi cabeza empiece a crear.

Lo abracé, a todo él… por partes, cada brazo, su cuerpo, sus manos, llené de besitos su carita hermosa… desperté sonriendo y con la sensación de haberlo sentido en mis manos.

Volví a dormir…

Me encontraba fuera del Realengo mirando la luna, llegó Manolo Bautista, le abracé, él es un panquecito, uno quiere quedarse en ese abrazo, le platiqué mi sueño con ‘el mago’ tengo en mente su sonrisa y cara de asombro, me abrazo, me dijo no abras los ojos… desperté con el dulce olor de panqué.

Aún era de madrugada así que volví a dormir.

Caminaba por el barrio del artista en Puebla, aquí sí puedo decir que mi inconsciente es el que estaba haciéndome soñar, rumbo al hotel Morada…cerquita del Rentoy me encontré con Pedro Andrés, nos dimos un abrazo prolongado -tengo mucho tiempo de no escucharle- tomábamos café en la calle, se escuchaba música al fondo, vamos a bailar le dije, nos levantamos… y desperté.

Soñando con los maestros

Soñaba que iba a una conferencia de la Dra. Paulina Kernberg al siglo XXI organizada por APM, en la recepción estaban las colaboradoras que conocí por allá de 1994.

Mientras subía las escaleras veía a mucha gente, como cuando estuve en el congreso de la SMNP.

Al entrar al auditorio, estaba dividido en dos partes, la de los que pertenecían al mundo de la psique y el público en general.

En el escenario estaba la Dra. Kernberg organizando.

Buscaba el mejor lugar, como público, alguien gritó mi nombre y no alcanzaba a ver quién era, solo veía su chaqueta de color miel.

Al acercarme, vi al Dr. Lauro Estrada-Inda quien me hacía la seña de sentarme a su lado, al llegar le dije: tengo gafete público y él me dió otro que decía asistente de color azul, como el de ellos, alce la vista para ver la fila de atrás y estaban los doctores Pablo Cuevas y David López dándome la bienvenida, me sentía contenta, arropada, en la fila de a lado estaba la Dra. María Luisa Rodríguez y después llegó la Dra. Josefina Mendoza-Ríos, un gozo me invadió.

En los altavoces daban instrucciones para iniciar la conferencia.

Eran las primeras palabras de la Dra. Paulina, en inglés ¡ups! “Pon mucha atención me decía el Dr. David, atiné a mover la cabeza en modo afirmativo. El Dr. Lauro palmeaba mi lomito y el Dr. Cuevas decía “échale Ale”.

Niños… algo decía la Dra. Kernberg acerca de los niños, la Dra. Mendoza se acercó a mi diciendo que había una urgencia, “me acompañas” y me levanté, haciéndoles la seña de “ahorita regreso -a mis doctores-”.

Bajaba las escaleras tratando de alcanzar a la Dra. Mendoza. Estábamos en el vestíbulo del Siglo XXI, esperando la urgencia… desperté.

Imagen

Soy un humano

Estudié en un instituto militar donde los alumnos solo éramos mujeres, con profesoras que tenían un grado militar, los hombres que trabajaban en el plantel eran dos supervisores con grado de General y el otro Coronel; el maestro de piano, el de canto y el de instrumentos, siempre había soldados dando mantenimiento a la escuela; se dirigían hacia nosotras como señoritas, las pocas actividades cívicas las compartíamos con otros oficiales y cadetes, nos hablaban en plural como ciudadanos que somos; los documentos dicen “el C.” (el ciudadano)…

A propósito del dibujo, hasta hoy -1 de agosto-, no me causa un nada que me llamen o se dirijan a mí en masculino, o el que no me incluyan en una plática, mencionándome como mujer, como ella… no me siento invisibilizada, ni hecha a un lado.

En este mundo de la psique y otros temas como el espiritual, sé que soy un ser humano, una persona, una entidad, escuchando un podcasts decían que ‘el género puede llegar a ser un lastre’ y sí, esa es mi percepción.

Mi guía y mi supervisor dirían que como crecí en una infraCultura –esto es mío– machista, misógina, de mujeres sumisas, abnegadas, sometidas… en donde quizá, fui invisibilizada, cosificada, ignorada…. y estoy habituada a ello por eso no me causa ruido, además de que mi pensar es masculino y por lo tanto, no se siente ofendido.

Ahora con esta cultura de lo inmediato, de la tecnología, de lo cada vez menos humano, se abusa del chiste, ahora llamados memes en alusión al lenguaje de exclusión.

Me niego a caer ‘más abajo’ a que me suceda un algo como para ‘recapacitar’ y sí entonces, apoyar esto del ‘Lenguaje Incluyente no discriminatorio y no sexista’ es harto complicado hablar y escribir pensando en no ofender o herir susceptibilidades, me ha pasado con los animales, para mi todos son perros, gatos, pericos, pájaros, hay diferencia entre una vaca y un buey, un burro y una mula, aunque estas son cruza de caballo y burro pero creen que es la ‘novia’ del burro, que lindo perrito, es perrita me corrigen con cierto fastidio.

Al principio usamos la arroba @ pero es femenina así que no juega, eso defendieron los lingüistas (ay! Arrigo Cohen haces falta), ahora se usan la X, que es medianamente aceptado… si me dieran a elegir;  prefiero que se utilicen los paréntesis para eso de los géneros, pero a decir las, los, ellas, ellos…

Es tanta la tecnología y tan pocos los valores que quedan, que creo que la técnica-ciencia esta la que nos está excluyendo a nosotros, las personas.

AleskaHadaVerde

 

Imagen

Petición

Diapositiva1

Reflexionando sobre este Mexiquito

Recordando los trabajos del Dr. Luis Féder como el psicogenoma de la violencia humana y los hijos no deseados, me surge la pregunta de, si todos los que arremeten abusando de su puesto, posición, poder -como quieran llamarle- en particular de los policías, judas, madrinas, rateros, ladrones, microbuceros, y todo aquel que hace desmán, acaso serán malparidos, hijos del ‘chilazo’ como se les dice vulgarmente en ese mexiquito, de esos que se supone D-os mandó, de esos que tiran, abandonan y niegan.

La violencia engendra violencia, los habitantes de este México y del mexiquito que muchos niegan están… estamos más que enojados y a la espera de cualquier momento de provocación para responder, son años de acumulación de frustraciones, desengaños, desilusiones y esas, también se heredan, esa furia contenida tantos siglos hoy esta presente y a nivel mundial, no solo es este país, en el que sobrevivo, donde muchos cohabitamos, donde pocos hacen conciencia.

No solo es despertar, es hacerse consciente de uno mismo, las responsabilidades que adquirimos al ser ciudadanos, de la corresponsabilidad de eso que se llama gobierno, de eso que la revolución y la independencia dejaron… no sé donde yo ya no lo ví, eso es lo que hay que recuperar no solo es de allá también es de acá.

Ante tanta tecnología nos estamos haciendo menos humanos, menos sensibles.

AleskaHadaVerde

Nube de etiquetas