Sentires, desde mis tripas.

Cuarentena: dejen de verla como un encierro, es parte de las recomendaciones para salvaguardar la salud, tampoco menos romanticen el convivio con la familia, no es a ‘huerzas’, es mejor cohabitar con respeto y tolerancia.

Somos personas, individuos, cada uno tiene un estilo de vida y ese no se cambia de un día para otro, ni con todo el putoamor del mundo, mucho menos el de un otro que pretende cambiarlo para su beneficio, la contingencia tampoco es para aprovechar y querer vivir en esta cuarentena lo que vivirán después, claro si cumplen con las medidas sugeridas para no contagiarse.

Falta mucha cultura de prevención en México, se abusa del ser bien valientes, (vale madres), sí, a algunos la cuestión económica los merma, hasta los que gozan de un salario, algunos dependen de una persona el dueño que es la “empresa” y si no hay clientes, no hay ingresos.

Se ahorra para emergencias, mas no se prevén las contingencias, y hablando de eso, ¿cuántos de ustedes tienen un plan para su vejez?

Quédate en casa, pensemos en aquellos que solo tienen un día para descanzar; el día domingo es su día de libertad, de hacer las compras en el súper, para algunos esta es su única salida quincenal o mensual ‘en familia’, en donde los supermercados dan probaditas de todo, para algnos representa todo un festín.

Dejen de ver en el otro los errores o faltas que comete, de desacreditar aquello que ideó para pasar la cuarentena, cada quien la vive a su modo, como puede, con lo que tiene, por favor respeten su labor y sus creencias.

A los que la ansiedad es su ‘eterna compañera’, algunos porque la eligieron como forma de cubrir sentimientos, porque no saben qué hacer ante tanta angustia, porque están cansados de escuchar un “ya vas a empezar de nuevo con tus cosas” o “ahora qué te pasa”, no todos saben pedir ayuda, ni tienen forma de pagar una consulta psicológica, muchos de ellos siempre han apechugado y prefieren callar para evitar que lo juzguen. Los servicios públicos de salud mental, no siempre ofrecen lo que un paciente espera de un tratamiento y por ello no continuan el tratammiento.

Empatía es la palabra, pero no todos la tienen o practican, no se puede ser empático cuando no se sabe expresar lo que siente dentro, menos cuando se es intransigente consigo mismo, cuando no se percibe ni a sí mismo como ser humano, cuando no se tiene el conocimiento de la propia mente. La empatía tampoco puede exigirse, solo el respeto por uno mismo y por el otro.

La falta de valores es lo que nos tiene en este punto, de no tener esta identificación con el otro.

Y a todo esto:

¿Qué es lo que usted está haciendo en este momento para prevenir el contagio viral?

¿Qué es lo que está haciendo por su salud mental?

AleskaHadaVerde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: