Sentires, desde mis tripas.

blog invitado.

El hilo roto de ariadna

Caminaba Hannaipú [el dios que todo lo puede] muy triste. Era un martes por la mañana y hacía calor en la orilla del mar.

– ¿En qué me equivoqué? ¿Qué fue lo que hice mal?

Cientos de años habían pasado,  su imagen y semejanza era cada vez era más borrosa y ajena.

– Les di todo: casa, comida, un paraíso… ¿Por qué con nada se sienten contentos? ¿Qué más necesitan para llenar su vida y sus corazones?

Cientos de años habían pasado, su imagen y semejanza destruyó su casa, su imagen y semejanza olvidó sembrar la tierra para cosechar su comida, su imagen y semejanza envenenó ríos, lagos y mares, su imagen y semejanza vivía en el caos y la inmundicia. El rojo atardecer caía sobre Hannaipú, tan pensativo estaba que no advirtió que unos metros detrás caminaba Izannaipú [el dios que todo lo duda].

– ¿Sigues creyendo que tu…

Ver la entrada original 269 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: